La inmovilidad del esqueleto conduce a la pérdida ósea, el desgaste muscular, y un mayor riesgo a sufrir fracturas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.