“Pero si sólo se había roto la cadera!”