Weather and Our Aches / El tiempo y nuestros dolores

http://blog.anklefootmd.com/2014/03/17/weather-and-our-aches/

El tiempo y nuestros dolores

Weather and Our Aches

Minnesota Ankle & Foot Blog

Weather joint pain

Whether it’s Grandpa Gary or the elderly cashier at the grocery store, most people know “that person” who claims they can tell when precarious weather is about to approach because they can feel it in their joints.

A recent six-nation study tried to shed light to this phenomenon by analyzing weather patterns and joint pain in elderly individuals. The study asked 712 individuals whether they considered themselves “weather sensitive,” and which types of conditions caused the most discomfort.
According to the report, 469 individuals considered themselves to be weather sensitive. An analysis of the data revealed:
  • 40 percent said damp and rainy conditions worsened their symptoms.
  • 30 percent said only the cold weather affected their symptoms.
  • Only 5 percent said hot conditions increased their discomfort.
  • Women, the less educated, and the more anxious and depressed where most likely to consider themselves weather sensitive.
  • Individuals living in warm climates were more likely to be weather sensitive than those living in climates where the average temperature is colder.
The research group was unable to pinpoint a reason why elderly individuals claimed to feel more discomfort during different weather conditions, but the group offered three possible explanations; Changes in temperature and humidity may affect the expansion and contraction of certain tissues, people in warmer climates may be outside more, meaning that they are more likely to notice temperature drops and seek to attribute pain to the atmospheric changes, and psychological uncertainty of the weather can cause anxiety, which may cause individuals to look for reasons to explain noticeable joint pain.
Despite the possible reasons, researchers concluded, “the common belief that joint pain in osteoarthritis becomes worse by living in a cold and damp climate is not supported by our results.”

Dr. Silverman comments

Unfortunately these authors miss what seems so common in my practice. Whether it’s cold or warm doesn’t seem to make a difference in complaints of pain, it’s the change from one to the other and the speed with which that change occurs.
A rapidly advancing cold or warm front in Minnesota brings in dozens of patients with increasing generalized symptoms, setbacks, and individuals worried something has gone wrong.
Patient complaints and history combined with a careful and thorough physical exam usually tell an elegant and specific story. I like to be able to tell a patient what I term, ‘the story why they hurt.’ It helps me to tell patients in layman’s terms what their problem is, what caused it, and what all needs to be fixed to alleviate it. Many patients have similar stories (making pattern recognition an important skill in the practice of foot and ankle care). Being open to different patterns that cause the same clinical symptoms is a skill I constantly work to perfect.
Yet there are days when many patients come into the office complaining of pain when no new conditions or injuries have occurred. They say things like “flare up” and “noticeable discomfort,” and they all seem to come into the office the same day or within a week of each other. Not surprisingly, they come when the weather all of a sudden changes and we go from 5 to 50 degrees during the day.
I don’t know why. They don’t attribute it to the weather, but if no other mechanical symptoms or instigating factors are identifiable and the symptom aggravation passes quickly, a weather explanation suffices.
Perhaps the researchers aren’t asking the right questions. It may not be the temperature or the humidity, rather how fast we go from one to the other.
Ya sea el abuelo de Gary o el cajero de edad avanzada en la tienda de comestibles , la mayoría de la gente sabe ” esa persona ” que afirma que puede decir cuando el tiempo lo precario está a punto de acercarse , ya que pueden sentir en sus articulaciones.
Un estudio reciente de seis naciones trataron de arrojar luz a este fenómeno mediante el análisis de los patrones climáticos y dolor en las articulaciones en las personas de edad avanzada. El estudio preguntó a 712 personas si se consideraban a sí mismos ” tiempo sensible”, y que los tipos de condiciones causó más molestias .
Según el informe , 469 personas consideran a sí mismos como el tiempo sensible. Un análisis de los datos reveló :
40 por ciento dijo que las condiciones húmedas y lluviosas empeoraron sus síntomas.
30 por ciento dijo que sólo el frío afectó a sus síntomas.
Sólo el 5 por ciento dijo que las condiciones calientes aumentaron su malestar.
Las mujeres , menos educados y los más ansiosos y deprimidos donde más probablemente se consideran sensibles al clima .
Las personas que viven en climas cálidos eran más propensos a ser tiempo sensible que los que viven en climas donde la temperatura promedio es de más frío.
El grupo de investigación no pudo determinar una razón por qué las personas de edad avanzada afirmaron sentir más molestias durante las diferentes condiciones climáticas , pero el grupo ofreció tres posibles explicaciones, cambios en la temperatura y la humedad pueden afectar a la expansión y contracción de ciertos tejidos , la gente en los climas más cálidos podrá estar fuera más , lo que significa que son más propensos a notar caídas de temperatura y tratar de atribuir el dolor a los cambios atmosféricos, y la incertidumbre psicológica del tiempo puede causar ansiedad , lo cual puede hacer que los individuos a buscar razones para explicar el dolor articular notable.
A pesar de las posibles razones , los investigadores concluyeron que ” la creencia común de que el dolor articular en la osteoartritis empeora por vivir en un clima frío y húmedo no es apoyado por nuestros resultados. “
Comenta el Dr. Silverman
Lamentablemente, estos autores se pierda lo que parece tan común en mi práctica. Ya sea en frío o en caliente no parece hacer una diferencia en las quejas de dolor , es el cambio de una a la otra y la velocidad con que se produce el cambio.
Un frente frío o caliente que avanza rápidamente en Minnesota trae docenas de pacientes con el aumento de síntomas generalizados , reveses e individuos preocupados de que algo ha ido mal.
Quejas de los pacientes y de la historia junto con un examen físico cuidadoso y exhaustivo por lo general cuentan una historia elegante y específicos . Me gusta ser capaz de decirle a un paciente lo que yo llamo , “la historia por las que duelen . ‘ Ayuda a que le diga a los pacientes en términos simples cuál es su problema , ¿qué lo causó, y lo que todo tiene que ser fijo para aliviarlo. Muchos pacientes tienen historias similares ( reconocimiento de patrones que hacen una habilidad importante en la práctica de los pies y el cuidado del tobillo ) . Estar abierto a diferentes patrones que causan los mismos síntomas clínicos es una habilidad trabajo constantemente para perfeccionar.
Sin embargo, hay días en que muchos pacientes vienen al consultorio quejándose de dolor cuando no se han producido nuevas condiciones o lesiones. Dicen cosas como ” estallar ” y ” malestar notable “, y todos ellos parecen venir a la oficina el mismo día o dentro de una semana de diferencia . No sorprendentemente , vienen cuando clima de repente cambios y vamos 5-50 grados durante día.
Yo no sé por qué. Ellos no lo atribuyen a la intemperie , pero si no hay otros síntomas mecánicos o factores que instigan son identificables y el agravamiento de los síntomas pasa rápidamente , una explicación del tiempo basta .
Tal vez los investigadores no están haciendo las preguntas correctas. Puede que no sea la temperatura o la humedad , en lugar de lo rápido que pasa de uno a otro .
Related source: MedPage Today

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.